martes, 9 de marzo de 2010

Vacaciones de invierno por Grindelwald

Hace 2 meses y medio que Jorge, un sevillano de 29 años vive con nosotros, él esta realizando su tesis en la universidad de Friburgo. Y la semana pasada recibimos la visita de su novia con par de familiares, en unas vacaciones por la bella Suiza.

El plato fuerte de las vacaciones fue la visita a Grindelwald el viernes. Es una ciudad situada al borde de los Alpes en el cantón de Berna y por supuesto es un gran sitio para los deportes de invierno. Eso si, no es un sitio cualquiera. Grindelwald dispone de la pista más larga de toda Europa con hasta 15 kilómetros y entre una hora y media o dos horas de descenso.



Se puede subir en autobús hasta la mitad y después se puede alquilar un trineo, sin embargo la otra mitad solo se puede subir a pie… y no es algo apto para cualquiera, es necesario tener una buena condición física. De echo yo no fui capaz de completar la subida. Desgraciadamente el tiempo fue otro factor muy en contra -11º, nevando, muy nublado y viento…




El descenso de la parte más alta empezó sobre las 15:30 y fue muy complicado, para la primera vez que montaba en trineo. Además con esas condiciones climatologítas, solo quedábamos nosotros en la parte alta de la montaña… sin mucha luz y con una nevada que nos cegaba mientras que descendíamos. Yo me salí de la pista unas 5 veces, 2 de las cuales pase miedo y me toco volver a la pista a arrastrándome con el trineo (súper divertido…)

Una vez descendida la parte alta nos tomamos un buen vino caliente y nos pusimos manos a la obra con la parte baja que resultó ser todo un juego de niños así que me dedique a grabar videos, aunque yo descendí con mis pies siempre en el suelo para no perder el control.







Enlace al álbum de fotos completo.